Sergio Mora

Estoy hasta los cojines
de lo que cuesta salir hoy en día adelante

¿De qué estás hasta los cojines?
De lo que cuesta salir hoy en día adelante. Está todo muy complicado, y un poco también de las desigualdades del mundo en general y que esté todo montado para que siempre estemos enfrentados.

¿En qué te has inspirado para hacer tu diseño?
He usado una carita que últimamente utilizo mucho en mis dibujos y he querido hacer de ésta un icono que transmita positividad y optimismo.

Esa carita de la que hablas se repite bastante en tus ilustraciones, ¿es por algún motivo en concreto?
Es un poco la idea de hacer un icono que se repita, y la uso mucho en contraste con otros lenguajes porque es una carita como de dibujos animados y la mezclo con un lenguaje pictórico, y es un poco ese juego de meter en algo serio algo tontorrón que te hace sonreír.

¿Recuerdas cuál fue tu primera ilustración?
No lo sé, recuerdo cuando tenía 9 años me regalaron una maleta de óleos porque vieron que me gustaba mucho el dibujo y la pintura, y entonces pintaba los perros que tenía mi padre, o floreros, bodegones, miraba libros y copiaba cuadros que me gustaban.

 

 

¿Crees que en los últimos años ha habido un incremento de ilustradores o se les ha dado más visibilidad?
Totalmente, yo creo un poco por las redes sociales porque ha dado visibilidad a la gente, hay feedback, y sí hay un boom exagerado de la ilustración.

¿Hay algo que se te haya resistido a dibujar?
No lo sé, a veces estás trabajando y se te resiste una idea pero no porqué sea algo complicado de dibujar si no por lo que quieres transmitir y te cuesta más de lo que te gustaría.

¿Qué nuevos proyectos tienes?
Ahora estoy pintado, ya que he estado con un encargo grande con Philippe Starck para la decoración de unos restaurantes en Miami y Nueva York y he estado muy metido en ese proyecto, y ahora estoy volviendo a pintar.

¿Qué haces para no estar hasta los cojines?
Centrarme en mi trabajo, en mi familia y mi entorno cercano.

¿Qué significa hogar para ti?
El entorno que tu eliges, que está hecho a tu medida.

¿A quién regalarías este cojín?
Pues a esos niños a los que va destinado, a esos niños con cáncer para que tuvieran un toque de alegría en casa.

 

Fotografías: Mauricio Salinas