Cómo cuidar tus toallas

Las toallas deben ser suaves y absorbentes, cualidades relacionadas directamente con gramaje y composición. El gramaje indica la cantidad de hilos o peso de tejido por metro cuadrado, la composición es el material del que está realizado la toalla. La mayoría de toallas de La Mallorquina son de algodón 100% natural de gran calidad. En el post de hoy os ofrecemos algunos consejos para cuidar tus toallas y conservarlas durante más tiempo.

Para que las toallas mantengan su suavidad debemos tener en cuenta algunos cuidados básicos. Antes de usarlas, te recomendamos lavarlas en la lavadora en un programa corto con poco detergente y, sobre todo, sin suavizante. En los posteriores lavados usa programas adecuados, detergentes suaves y temperaturas no muy altas. De esta manera, las fibras se conservarán correctamente y evitaremos que se estropeen. Debemos lavarlas una vez por semana y, sobre todo, evitar que acumulen humedad: siempre dejarlas extendidas.

Las toallas de La Mallorquina  son de algodón 100% o mezcla de algodón y otras fibras naturales. Son toallas gruesas, esponjosas, agradables al tacto y con una gran capacidad de absorción. Las toallas de algodón son suaves, naturales y muy absorbentes. Además, si elegimos fibras naturales evitaremos posibles alergias y nos durarán más.
Podemos diferenciar nuestras toallas básicas en dos calidades según su cantidad de hilos por metro cuadrado:
– De rizo americano de 500grs/m2 de algodón cardado 100%. Tintadas en reactivo, lo que garantiza la solidez de colores oscuros.
– De rizo americano de 550grs/m2 de algodón peinado 100%. Tintadas en reactivo, lo que garantiza la solidez de colores oscuros. Gruesas, esponjosas y con una gran capacidad de absorción.

En La Mallorquina  disponemos de toallas en varias medidas. La toalla de tocador es la más pequeña, de 30×50 cm. Se acostumbra a usar como toalla auxiliar o de viaje. La toalla de lavabo, de 50×100 cm, se utiliza para secarse las manos o la cara después de lavarse. Es una de las más solicitadas. La toalla de ducha, de 70×140 cm, como bien indica su nombre es la que se usa para secarse después de bañarse o ducharse. Por último, la toalla sábana, de 100×150 cm, es extra grande, ideal para quien prefiere envolverse en ella después de un baño.

Las toallas son un accesorio decorativo más. Si no quieres cambiar muebles o azulejos pero quieres ver tu cuarto de baño diferente, renueva las toallas. Aportarán color y elegancia a tu aseo sin asumir un coste elevado. Si las cuidas y las mimas un poquito te durarán mucho tiempo.