Consejos para dormir mejor

Este 15 de marzo se celebra el Día Mundial del Sueño, un evento organizado por el Comité del Día Mundial del Sueño (World Sleep Day Committee), de la World Sleep Society. Este acontecimiento anual se celebra el tercer viernes del mes de marzo con la intención de promover la salud en el descanso y hacer una llamada a un sueño de calidad ofreciendo estudios y consejos relevantes acerca de los hábitos del sueño, tanto a nivel social como en la esfera personal. En La Mallorquina no sumamos al Día Mundial del Sueño aportando algunos consejos para contribuir a un sueño reparador. Consejos para dormir mejor:

Temperatura

Idealmente, una estancia debe estar entre los 18 y los 22 grados centígrados para favorecer un descanso óptimo. La temperatura del propio cuerpo también influye en nuestro bienestar. Al inicio de la noche la temperatura corporal aumenta medio grado y se mantiene así unas 7 u 8 horas hasta que vuelve a disminuir para lograr que nos despertemos. Equipar nuestra cama con un plaid o manta auxiliar nos ofrecerá un extra de calidez y nos ayudará a conciliar mejor el sueño.

Materiales

Todos somos diferentes, hay personas más calurosas, otras que tienden a tener frío u otras que transpiran más de lo normal, por eso es importante escoger un tejido para cada persona. El algodón, la seda y el lino son materiales óptimos para personas más calurosas, si bien se recomiendan para las estaciones de primavera y verano, cuando la temperatura es más elevada y se necesita mayor transpiración y frescura. En el otro extremo, los materiales que proporcionan mejor confort a los más frioleros son las fibras polares, el poliéster o la lana, tejidos propios del invierno.

Colores

El mejor color para dormir es el azul. El azul es uno de los colores más relajantes y así lo perciben nuestras retinas que son las que envían la información al cerebro. Los colores crema, plateados, beige y amarillo clarito también son buenos aliados para ayudarnos a conciliar el sueño. Utiliza sábanas y textiles en colores neutros evitando los estampados en flores y diseños muy llamativos.

Revisión de calidad y renovación

Pasamos una tercera parte del día en la cama, sin embargo, el dormir es un hecho íntimo y nos hace perder consciencia de su desgaste y de la pérdida de propiedades de los materiales con el paso de los años. Conviene ir revisando los productos que deben favorecernos el descanso, para que no se conviertan en nuestros enemigos ocultos.
Colchón: se recomienda sustituir el colchón cada 8 ó 10 años ya que a partir de los 10 años, ningún colchón conserva sus cualidades originales.
Almohadón: se recomienda cambiar la almohada cada dos años por varias razones: a) Por la pérdida de densidad de las fibras que hace que el nivel de apoyo del cuello y la cabeza no sean los óptimos, b) Por las posibles infestaciones por los ácaros y la suciedad.
Sábanas: El uso diario de las sábanas hace que se ensucien, que aparezcan microbios, ácaros y hasta bacterias, por ello se recomienda el lavado semanal y sobre todo, a una temperatura de 60º. Esta continua manipulación de los tejidos, hace que se desgasten y pierdan textura, color y por consiguiente ya no realicen su función.
Nórdico: El mantenimiento y la duración del nórdico dependerá de la calidad del mismo y, sobre todo, de los cuidados que le brindamos. Es muy importante seguir las instrucciones del fabricante para alargar la vida del nórdico y que no pierda sus características. Recomendamos usar una funda nórdica de un material transpirable como el algodón para proteger el edredón y alargar el tiempo de uso entre lavados.