¿Piscina o playa?

Playa.

¿Toalla o pareo?

Pareo.

Liso o estampado?

Estampado.

¿Cocinas o te cocinan?

Ambas cosas.

¿Un color?

El amarillo.

¿Un plato?

Una tabla de quesos.

¿Un libro?

Me voy de Jean Echenoz.

Una canción?

Jesus, Etc. De Wilco

¿Un aroma?

Jazmín.

¿Un tejido?

El algodón.

¿Un objecto personal?

El anillo de mi padre.

¿El rincón preferido de tu hogar?

La galería.

¿Y de Barcelona?

Ahora estoy redescubriendo los del Farró.

Emma Quadrada

Experta en barrios de Barcelona

Vamos de visita a casa de la presentadora de “Codi de Barris”, Emma Quadrada, que lleva enseñando Barcelona a los barceloneses desde hace un año. Para hacer la entrevista elige la galería, donde tiene una mesita en la que pasa la mayor parte del tiempo leyendo.Empezamos hablando del programa con el que se han estudiado en profundidad 54 de los 73 barrios de la ciudad desde su inicio, y estas son algunas de las conclusiones que ha sacado:

¿Qué es lo que más preocupa a la gente de Barcelona?

Hay dos quejas muy recurrentes entre la gente que entrevistamos: el incivismo, sobre todo el los dueños que no recogen los excrementos de sus perros; el ruido nocturno; la convivencia entre coches, motos, bicicletas y peatones; y la inseguridad, a pesar de los bajísimos índices de criminalidad.

¿Los barceloneses están contentos de la gestión de Ada Colau?

Casi todas las asociaciones de vecinos con las que he ido hablando hasta ahora afirman que hay más diálogo con el Ayuntamiento. En relación a los resultados, les quedan muchos años de mandato. La gente todavía tiene que ver si están de acuerdo o no con las prioridades de este gobierno. De momento, su propuesta más ambiciosa, el tranvía, es muy impopular.

La ciudadanía está más informada que nunca.

Sí. Es necesario generar diálogo y entendimiento entre las personas, y que la información fluya. Precisamente esto es lo que más me gusta del periodismo. Los periodistas tenemos las herramientas para interpretar, traducir y contrastar una información. Somos el puente entre alguien que sabe de algo y aquel que quiere saber, mediadores.

Pero ahora el medio ha cambiado. ¿Crees que el periodismo se encuentra en un momento de crisis?

Si entendemos crisis como un momento de cambio, sí. Tomé conciencia de que las cosas estaban cambiando a un ritmo vertiginoso a finales de 2009. Nos encontrábamos sin contenido para llenar el abanico de posibilidades que nos brindaban las nuevas oportunidades tecnológicas. Se alzó un muro entre lo que se había hecho hasta ahora y lo que se podría llegar a hacer. El periodismo todavía tiene que encontrar la manera de cruzarlo, aún se encuentra inmerso en este cambio, pero la tecnología está permitiendo ejercer el oficio de una forma muy independiente.

Más allá de la nueva imagen corporativa, ¿Betevé como está afrontando este cambio?

Hemos pasado de trabajar de toda la vida con un micrófono y una cámara a llenar de contenido la página web y tuitear cada día. La comunicación con el espectador no finaliza una vez terminado el programa, sino que se alarga durante toda la semana. Por ejemplo, un chico reclamaba más tablas en la biblioteca de Joan Maragall; después de colgar en las redes del programa su reclamación, Bibliotecas de Cataluña dio respuesta. Esto también es periodismo y lo estamos integrando en los nuevos hábitos informativos del día a día de la cadena.

Y la rutina de una periodista de televisión,  ¿cómo es?

Desde que estoy en “Codi de Barris”, mi día a día ha cambiado radicalmente. Escuchar, tomar nota y comunicar todo lo que durante una semana he podido aprender de un barrio. Muy diferente a lo que estaba acostumbrada con el programa “Conexión Barcelona”. Un magazine de dos horas diarias con información de actualidad te obliga a estar totalmente conectada a las noticias; es muy estimulante y esclavo a la vez. Hoy, la calma, el silencio y la tranquilidad forman parte de mi vida profesional, y se encuentra en sintonía con mi vida personal.

¿A quién entrevistarías?

A Obama. Y más ahora que no es presidente. Antes de serlo tenía una expectativa y un posicionamiento ante el mundo, después de ocho años siendo una de las personas más poderosas del mundo conociendo todos los rincones de la política internacional, hoy es un hombre mucho más sabio.

En casa de Emma Quadrada encontramos el modelo de cojín Indus y el foulard Creta, ambos combinados con tapiz rojo.