Lapin

Estoy hasta los cojines
del poco reconocimiento que tiene la ilustración en España

¿De qué estás hasta los cojines?
Relacionado con mi trabajo el poco reconocimiento que tiene de la ilustración aquí en España, y que es una lucha diaria para que la gente entienda que es un trabajo de verdad.

¿En qué te has inspirado para hacer tu diseño?
Es un globo en forma de perro que hizo un payaso a mi hija, y creo que recuerda directamente a Jeff Koons y al arte contemporáneo. Me gustaba la relación entre el cojín tan suave y estas formas redondas con este globo que dan ganas de abrazarlo.

¿Qué has querido transmitir con este diseño?
No tiene un mensaje concreto, a parte de la estética busqué algo que también tengas ganas de ver en tu hogar, que no sea demasiado fuerte, que se funda un poco en tu entorno.

¿Crees que en los últimos años ha habido un boom de ilustradores?
Hace ya bastante, pero creo que en Barcelona se ha vuelto muy importante y muy fuerte, y se nota con la gente que participa en el proyecto, y creo que el nivel es muy superior a lo que se puede encontrar en otros sitios de Europa. Yo antes trabajaba en París, allí también hay una gran cultura de la imagen pero en España no creo que Madrid tenga esta escena artística tan fuerte, si no lo que tiene son galerías y compradores de arte, aquí tenemos un tipo de ciudad de artistas y cada vez que te vas a tomar unas cañas al centro, te encuentras a alguien que te dice: soy fotógrafo, soy diseñador, soy ilustrador… luego nos damos cuenta que pocos viven de eso pero hay una población creativa muy fuerte.

¿Nos puedes explicar en qué consiste el urban scketching?
Es el arte de ir contando mi día a día a través del dibujo, yo llevo mi libreta cuando salgo a la calle, y lo que hago es contar historietas de lo que veo, los sitios donde viajo, y sobre todo en Barcelona porque paso la mitad de mi tiempo aquí, y hablo de cosas muy cotidianas, dar visibilidad a lo que nos rodea que muchas veces ni lo vemos. O a veces se centra en un tema concreto como la política como cuando me hice cuando viajé a cuba. Es muy humano, porque te relacionas con la gente, hay una gran variedad de temas, no es nada agresivo porque cuando dibujo a una persona estoy quince minutos delante y aprender a hablar con ellos para que la gente se relaje y eso hace también que añada bocadillos con texto, que son partes de la conversación, y para libros que se van a publicar, suelo escribir parte de esa conversación.

 

 

¿Para ti cualquier lugar es bueno para dibujar, alguna anécdota sobre algo que hayas dibujado?
Sí, uno de los más fuertes para mi, fue el nacimiento de mi hija, y estaba en el paritorio sin poder hacer nada y el único modo de vivirlo para mi fue dibujando, no estuve dibujando todo el rato, pero si partes. Si no dibujo donde he estado, es como si no hubiera estado. Cualquier lugar es bueno para dibujar, que me atrajo mucho este proyecto porque era cambiar de soporte, la ilustración también es vivir fuera de la libreta.

¿Hay algo que se te haya resistido a dibujar?
Hay gente que tiene una pinta súper guay, con una característica muy concreta, y a veces lo he intentado una y otra vez y no me sale a la primera. Me pasó con el dueño de una bar del sur de Francia, en el que tuve que ir a diario a tomarme una licor de anís, para que aceptara después de 10 días que le dibujara.

¿Qué nuevos proyectos tienes?
Este año me he dedicado mucho al sector editorial, y ahora en junio salen a la venta dos libros, uno es Paris Je t’aime, mi visión del París que yo he vivido, donde he conocido a mi mujer, donde he trabajado en una agencia de publicidad, y otro sobre Barcelona que saldrá en septiembre-octubre, y que se llama Barcelona Original, y también es mi visión sobre la ciudad, un libro que publiqué hace muchos años pero que ya estaba agotado, y ahora lo he reeditado con más de la mitad de contenido original.  

¿Cuál fue tu primera ilustración o dibujo?
Pues creo que algún dinosaurio, tengo aquí una libreta de cuando tenía 4 años, donde ya se ve algún dinosaurio, retratos y casas, así que los temas no han variado mucho.

¿Qué es lo más positivo que te ha pasado estos últimos años?
A nivel personal el nacimiento de mi hija, se aprende mucho teniendo una nueva persona en casa, y a nivel profesional es que me parece increíble que pueda seguir viviendo de un trabajo que a la vez es mi pasión y ojalá así por muchos años más.

¿Qué significa para ti hogar?
Para mi es un sitio donde te sientas bien, mi cuartel general, donde me gusta descansar después un rato, y también el sitio donde quiero invitar a mis amigos para pasarlo bien.

¿Qué hacer para no estar hasta los cojines?
Educar a mis clientes a diario, y que todos los ilustradores lo hagan, que no regalen sus ilustraciones a gente que se va aprovechar de ellos.

¿A quién regalarías este cojín?
A niños, aunque no creo que tenga un target en concreto, y a Jeff Koons.

 

Fotografías: Mauricio Salinas