Olga Capdevila

Estoy hasta los cojines
de la necesidad de clasificar todo

¿De qué estás hasta los cojines?
Lo que más me irrita en el mundo es la necesidad de clasificar todo, de poner etiquetas a todas las cosas y nombre a las cosas, como que no haya puntos medios ni grises, como esta urgencia de esto es así, tu eres eso y aquél es eso.

¿En qué te has inspirado para hacer tu diseño?
La idea que buscaba era un momento que yo recordara de felicidad en mi infancia, y me acordé de este momento de ir a la piscina con todos los niños, y lo que hice fue coger la parte de los niños nadando en una piscina pero en el cojín que nadaran en mar abierto y todos en la misma dirección.

¿Qué has querido transmitir con este diseño?
Es un mensaje positivo y veraniego de que todo el mundo sigue su camino y en la misma dirección, pero cada uno a su manera y con su forma de nadar.

¿A quién regalarías este cojín?
Se lo regalaría a mi hermana, porque al hacer este viaje al pasado, también me acuerdo de ella.

¿Cuál fue tu primera ilustración o dibujo?
Primera, primera ni idea, pero mi madre siempre me dice que una de mis primeras palabras fue lápiz.

¿Crees que en los últimos años ha habido un boom de ilustradores?
Sí, porque es un trabajo que estaba un poco a oscuras y no se conocían los nombres de los grandes ilustradores, y ahora la figura del ilustrador es como la estrella de la actualidad cultural, casi todo el mundo puede decir el nombre de tres o cuatro ilustradores, pero sí que hay un reconocimiento a la figura.

¿Hay algún lugar que te guste más o te inspire más para dibujar?
Cuando dibujas porque te gusta dibujar de pequeño igual el lugar sí que te puede inspirar, pero cuando te profesionalizas al final tu sitio de trabajo es el estudio, y tienes que entrenarte a que no siempre las cosas te vienen por inspiración.

Cuéntanos un poco sobre tu estilo, particularmente la forma en qué dibujas a las personas.
Son varias cosas, el estilo va mutando y se va modificando, y al final acaba como acaba y no sabes como ha ocurrido. En este caso, lo que si sé es porqué son tan sencillas las figuras, y es porque soy impaciente, y como soy impaciente no podría estar haciendo un óleo o un personaje muy detallado, entonces creo que el ilustrador tiene que expresar en su trabajo un poco como es el, porque tiene que haber una transparencia y una sinceridad, y yo como soy impulsiva e impaciente, hace que el resultado se este.

¿Qué nuevos proyectos tienes?
Pues estoy haciendo un par de libros como autora de libros infantiles y además, lo que me interesa mucho es trabajar en nuevos soportes que no sea solo papel, pasarlo un poco al plano tridimensional.

¿Qué es lo más positivo que te ha sucedido este año?
Tener la oportunidad de ir a vivir sola, que llevaba muchos años compartiendo piso, y vivir ese momento mágico en el que te vas a vivir solo.

¿Qué hacer para no estar hasta los cojines?
Pues si estoy hasta los cojines de algo que no es el trabajo dibujo, pero si estoy hasta los cojines de algo relacionado con el trabajo, voy al gimnasio, hago deporte, juego a fútbol.

¿Qué significa hogar para ti?
Es algo que todavía estoy explorando, porque hasta ahora como he estado en un piso compartido no he tenido esta sensación de hogar, y ahora que llevo un tiempo en mi casa, pues es un sitio donde quieres estar todo el rato, tener ganas de llegar a casa para llegar a tu sitio.

 

Fotografías: Mauricio Salinas