[pinit]

Un color?
El rojo
Un plato?
Las ostras, me vuelven loca
Un libro?
“El cátaro imperfecto”, de Víctor Amela (Ediciones B)
Una canción?
Cualquiera de Billie Holliday
Un aroma?
La piel huele de maravilla
Un tejido?
Algodón 100%
Un objeto personal?
Un anillo fenicio de 3.500 años
Rincón favorito de la casa?
Una pista de baile en el salón
Rincón favorito de Barcelona?
Gràcia
Urbano o rural?
Con tacones, urbano, descalza en la playa y con botas de excursionista en la montaña
Liso o estampado?
Las combinaciones de ambos
Toalla o albornoz?
Toalla para el pelo y albornoz dos tallas más grande
Con o sin pijama?<
Duermo siempre desnuda pero adoro quitar pijamas
En el sofá o el la cama?
Donde se tercie
Cocinas o te cocinan?
Adoro cocinar a dúo

Roser Amills

¡Me gusta el sexo!

Escritora y periodista a tiempo completo. Asesora editorial, coordina el blog de La Vanguardia “Inspiración digital”, escribe columnas de opinión en medios on y off line, y diariamente curiosea y participa en las redes sociales. Irreverente y provocadora, como su último libro “¡Me gusta el sexo!”. Roser Amills plantea un viaje introspectivo y autobiográfico a la felicidad sexual.

Una apuesta arriesgada que no le ha dado más que alegrías a la escritora mallorquina.

“Poseo una imaginación extraordinariamente sucia y no exagero si afirmo que precisamente por eso estoy en la mejor etapa de mi vida. ¡Y quiero compartirlo!” Explica la escritora. “No soy sexóloga, ni ex prostituta, actriz porno o una adolescente que desafía las reglas para escandalizar adultos”.

Roser Amills nos presenta un libro “entretenido y participativo para todos los públicos” en el que trata con sinceridad y buen humor todas aquellas cuestiones que no nos atrevemos a abordar en voz alta. “Me dirijo a hombres y mujeres, a expertos y a novatos… A todos nos interesa debatir y cuantos más seamos mejor será el debate”. ¿Quién se apunta?

Roser habla alto y claro: “propongo más práctica y menos quejas”.

¿Un libro de autoayuda? Este es un libro sincero que nos ayudará a encontrar respuestas para mejorar nuestra sexualidad, por lo tanto es “la mejor autoayuda que puedes regalarte”.

Sin lugar a dudas, Roser Amills sabe cuál es el plan perfecto de “¡Me gusta el sexo!”: “Leedlo juntos y comentadlo, pues propongo métodos originales para entender y valorar la felicidad sexual propia y ajena, dejar de criticar o envidiar y tener más autoestima: di “me gusta el sexo” y sonríe”.

Con una larga e intensa carrera a sus espaldas, Roser Amills todavía recuerda con cariño sus primeros pasos como escritora, sobretodo el gran salto que dio con solamente 20 años. “Decidí presentar un libro, de poesía, a un premio literario en Madrid. Estaba estudiando y en mi entorno había mucho pesimismo sobre la transparencia de los premios literarios, me decían que estaba todo amañado, que no había ninguna esperanza para un autor novel sin contactos”. Amills decidió tirar adelante y consiguió el primer premio que incluía la publicación del poemario (con la editorial Calambur) y viajó a Madrid para ser entrevistada por Iñaki Gabilondo. “Aquello me aportó toda la seguridad que necesitaba para continuar mi camino de escritora, ese camino que con siete años había dicho a mi madre que iba a seguir cuando me preguntó qué quería ser de mayor”.

Día a día, la periodista y escritora agradece el apoyo de todos sus seguidores, con quien tiene un contacto muy directo gracias a su afición por las redes sociales. “Se lo debo todo a mis lectores, es por ellos por quienes he logrado cuanto tengo, ellos lo hicieron por mí”.

Amills es una mujer sin pudores, que habla abiertamente sobre todo aquello que (sorprendentemente) todavía nos cuesta mencionar. Es por ello que no tiene miedo ninguno a encasillarse en el binomio mujer-sexo. “Si tengo que ser símbolo de algo, me apetece serlo del sexo más que de cualquier otra cosa. Me gusta que me digan que soy sexy, sentirme deseada ¿a quién no?”.

Una mujer incansable e insaciable a la que solamente hay que mencionar las palabras “proyectos de futuro” para que te recite una larga lista de nuevas ideas y proyectos (más o menos avanzados) que tiene en mente: “Estoy trabajando en una novela, tengo un nuevo poemario muy rompedor casi terminado y hay programas de radio y televisión en proceso de valoración, alguno ya muy avanzado. Ah! Y ser feliz, cada día un poco, para poder divertirme con todo lo que hago”.